Uncategorized

Híspalis: la ciudad que habitaron los romanos.

Ruta arqueológica romana por Sevilla

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

Avieno nos habla del Lacus Ligustinus, un estuario en lo que hoy ocupa las Marismas del Doñana y el historiador romano Pomponio Mela de “el gran lago que el Betis forma no lejos del mar”. Sevilla era una meseta o isla rodeada por agua: el Betis, el arroyo Tagarete y otro brazo del Guadalquivir que iba desde la Barqueta a Torre del Oro. Estrabón afirma que así pudieron llegar los barcos y nació Sevilla. El Betis fue la principal arteria comercial del Sur de España, que atrajo a los audaces fenicios, a los inteligentes griegos y a los imbatibles romanos.

Los primeros pobladores se asentaron en la parte más alta de esta “meseta” a 17 metros sobre el nivel del mar: la Calle Aire. La ciudad antigua sería el entorno de Francos, Placentines, Argote de Molina, Segovias, Don Remondo, Abades, Mateos Gago, San Nicolás, Alfalfa, Cuesta del Rosario… aquí nace la Híspalis Primitiva. Esta zona es un lugar de vital importancia para la Híspalis romana, de tierras fértiles: al sur el mar y en Sierra Morena los minerales.

El nombre de la ciudad procede del nombre indígena tartesio Spal, que significa «tierra baja». Tras la conquista, los romanos latinizaron el nombre a Hispalis, que en época andalusí varió a Isbilia de donde procede la actual forma ‘Sevilla’. San Isidoro de Sevilla ya conocía su nombre oficial completo “Colonia Iulia Romula Hispalis“.

Julio César la llamó oficialmente Iulia Romula Híspalis. Iulia por su propio nombre, luego por “Roma la chica” e Híspalis, que según San Isidoro en sus Etimologías, el nombre no es latino y le viene porque muchas de sus casas estaban cimentadas sobre postes hincados en el subsuelo, por lo que mantuvieron el nombre originario. Hay constancia de casas sobres postes en Plaza San Francisco y Calle Sierpes. Luego otros historiadores árabes también hablan de lo mismo. La romanización fue rápida: se impuso el latín y sus costumbres. La ciudad primero fue un “vicus” o “conventus”, podemos decir una comunidad o provincia. Llegó a ser la más importante ciudad de la Betica.

Los cuatros conventus de la Bética: gaditanus, cordubensis, astigitanus, hispalensis.

FUENTE DE HÍSPALIS
PUERTA JEREZ

También conocida como Fuente de Sevilla o Fuente de Los Meones.

Realizada en 1929 por Manuel Delgado Brackembury con motivo del ensanche de la Avenida Constitución.

Representa a una Nereida sobre una flor de loto, que sería Sevilla personificada. Por su vinculación marinera, tanto del personaje como de la ciudad, se representan elementos marinos como: tortugas y animales marinos.

Porta atributos como una rueda dentada, caduceo de Mercurio y hojas… simbología del progreso en la industria, comercio y agricultura.

Para las obras de metro de 1974 se desmontó. Y no volvió hasta 1983, que entonces se acortó el cuerpo central, haciendo hoy que no se vean bien las imágenes inferiores.

Cuatro infantes con caracolas por donde mana agua, le dan el sobrenombre de “meones”. Hasta 2015 no volvieron a reaparecer en el conjunto después de estar desparecidas al menos desde 1933. Los que tenemos hoy son reproducciones porque aún los primeros niños meones están en paradero desconocido.

Los niños son retratos originales de los vecinos de su taller. El detalle de dos hermanos que juegan con una muñeca, la niña sonríe y el niño llora.

Tiene Sevilla una fuente
con unos niños meones.
Que la mamá que los cuida
no le pone ni calzones.
Y caso raro, y caso raro,
que no usen los niños
Olé, olé, olé
polvos de talco
.

“EL PALI”

Proyecto original de “las Cibeles de Sevilla”, pero sin leones.

CALZADA ROMANA PUERTA JEREZ

HISPANIA TUVO 51 VÍAS ROMANAS. EN SEVILLA Y ALREDEDORES.

En Sevilla y alrededores se han constatado las siguientes: Macarena, Puerta Córdoba, Puerta Jerez y La Florida. Pertenecientes a las Vías Augusta, Vía de la Plata y Heraclea

Aparecieron durante las obras de realización del parking, por lo que se hallaron a un nivel muy inferior.

Poco tiempo después se decidió colocarlas en este lugar. Encontrada la Calzada Romana por la que entró Julio César a la ciudad de Híspalis en las inmediaciones de La Florida: VÍA HERACLEA.

HÉRCULES es considerado el fundador mítico de la ciudad y JULIO CÉSAR fundador de la ciudad romana, otorgándole el título de COLONIA IULIA ROMULA HÍSPALIS. «E puso alliseys pilares de piedra muy grandes, e en somo una muy grand tabla de mármol escripta de grandes letras que dizienassi: aquí será poblada la gran cibdat», ALFONSO X EL SABIO.

PLACA PUERTA JEREZ

«HERCULES ME EDIFICO / JULIO CESAR ME CERCO / DE MUROS Y TORRES ALTAS / EL REY SANTO ME GANO / CON GARCI PEREZ DE VARGAS»,.

De toda esta admiración rendida por los sevillanos a sus fundadores, tenemos una placa-lápida en la Puerta Jerez y las columnas de la Alameda con las estatuas de ambos, realizadas en el siglo XVI por Diego de Pesquera. Las columnas se trasladaron desde el templo romano de la calle Mármoles. En la puerta que había en la muralla musulmana con salida hacia Jerez de la Frontera, de ahí su nombre, colocaron la lápida desde 1578 con tal inscripción. En 1864 la conocida Puerta Jerez fue derribada y sobre 1970 colocaron la lápida en el lugar que hoy día conocemos. Hay que decir que, la Puerta Jerez estaría situada en la actual calle San Gregorio y edificio de la Equitativa, por lo que el único resto de la puerta que nos queda, no se encuentra en su sitio.

Más relieves o figuras alusivas a sus fundadores encontraremos en el Arquillo del Ayuntamiento o en las Columnas de la Alameda.

MURALLA PALATINA DEL REAL ALCÁZAR

Las Murallas de la ciudad romana: este es límite urbano sur de la ciudad.

Restos hallado en Arco de la Plata, puerta primitiva del Alcázar, Barrio Santa Cruz, Palacio Arzobispal, Calle Abades, Mateos Gago, .

La primera muralla fue creada por Julio César tras vencer a Pompeyo. Conocemos vestigios, gracias a catas arqueológicas que se encontraron bajo la Iglesia de Santa Catalina o La Plaza Villasís. Podemos descifrar el recorrido del lienzo defensivo: Puerta de la Carne, Puerta de Carmona, Santa Catalina, San Juan de la Palma, Calle Amor de Dios con Cervantes, Calle Cuna, Hospital de La Caridad, zona Sur del Alcázar e Iglesia de Santa María La Blanca. Para puntualizar, el desnivel que se observa en la confluencia de las calles Amor de Dios con Cervantes, evidencia los restos de muralla, que sirvieron para proteger a la ciudad del brazo ocasional del río cuando se inundaba el río Betis.

El recorrido de la muralla sería el siguiente: •   Por el Este: Puerta de la Carne y Puerta de Carmona. •   Por el Norte: Santa Catalina, San Juan de la Palma y San Martín. •   Por el Oeste: inmediaciones de la calle Cuna, actual Ayuntamiento, Hospital de la Caridad… •   Por el Sur: zona del Alcázar y Santa María La Blanca.

  Su trazado urbanístico estaba marcado por dos calles principales que se cruzan en el centro neurálgico de la ciudad: Decumanus Maximo en la calle Águilas hasta la puerta de la calle Cuna y Cardo Maximo desde Santa Catalina pasando por la calle Alhóndiga, Abades y hasta la puerta que existiría en las inmediaciones del Alcázar; así pues La Alfalfa, con  el cruce de ambas calles, sería el Foro Imperial. La zona del Salvador tendría una curia con su basílica romana y dónde también se han localizado restos paleocristianos.  

PATIO DE BANDERAS

La Sevilla antigua está a 12 metros de profundidad. Comenzaron en el 2011. Los trabajos están por retomar, por lo que se ha dejado una pequeña cripta transitable y visitable.

Al parecer se ha encontrado los restos de un fuego que alguien hizo en el siglo VIII a.C, quizás una cocina fenicia y seguramente los restos más antiguos encontrados en la ciudad.

Ya  en 1974 Manuel Bendala descubrió un baptisterio en la zona norte del patio de Banderas que duraría hasta el siglo XI con la construcción de los palacios árabes. Ahora en las recientes excavaciones aparece un gran patio en la zona sur correspondiente a un monasterio vinculado al baptisterio.

De época de julio César aparece un gran “horreo” o almacén portuario con galería subterránea de columnas y un patio central.

También se constata los restos de un templo dedicado a Isis.

Un barrio islámico.

Todo ello parece destruido por “Tsunami”.

BASE DE LA GIRALDA

Las características inestables del terreno, llevaron a los constructores del alminar de la mezquita aljama de los viernes del siglo XII, a cambiar su localización, descentrado con respecto al eje axial de templo. Para atajar los problemas técnicos los almohades utilizaron material de mármol expoliado de distintas épocas.

En las aristas de la torre podremos encontrar placas romanas con inscripciones latinas. Durante mucho tiempo se ha pensado que eran lápidas funerarias, pero la traducción de un texto hizo pensar que son placas conmemorativas u honoríficas, como la transcripción siguiente.

«A Sexto Julio Posesor hijo de Sexto de la Tribu Quirina, prefecto de la tercera cohorte de los Galos…prefecto de víveres para hacer las estadisticas de aceite de Africa y España, item para transportar los tributos en granos, item para pagar los fletes a los navieros, procurador de los Augustos en la ribera del Betis.
Los navegantes hispalenses le consagran esta memoria por su probidad y singular justicia
«.

Inspector del aceite de África e Hispania que iba a Roma.

Esta plaza tendría un carácter distinto al de foro cívico, sería como Ostia Antica, punto mercantil y comercial: el foro portuario, la base económica de la ciudad.

La Giralda fue excavada en 1998. Hoy se pisa 50 cmts más abajo, buscando la cota almohade. La sorpresa fue que la Giralda sólo tiene 2 metros de profundidad, muy poco.

OTROS FUSTES ROMANOS

En el entorno de la Catedral se observa una gran cantidad de fustes que sujetan las cadenas que la rodean y que pertenecen a la época romana. De granito o de mármol. Sevilla cuenta con bastantes guardacantones muchos de los actuales guardacantones pueden proceder tanto de Adriano como de Trajano.

Podemos encontrar restos expoliados en las esquinas de la ciudad como en la fachada del palacio de las Dueñas, Calle Don Pedro Niño, San Marcos (exteriores e interior), Pumarejo esquina con Relator, Amor de Dios esquina con Plaza Europa, cabecera de San Gil, capilla sacramental de Santa Marina y exterior, exterior capillita doméstica de San Luis de los Franceses…

En la calle Segovias o en la Calle Abades encontraremos material de este tipo. Por un lado protegían la fachada del señor de la Casa y por otro lado tenían un valor simbólico fundamental en el siglo XVI cuando se expoliaron de su lugar procedente. El señor del palacio estaba en línea con el mundo romano y el humanismo, la sabiduría y el conocimiento, y otorgaba a su fachada un rango de distinción social: capaces de acarrear estas grandes columnas, coleccionar estas piezas y disponerlas en su fachada como un gran símbolo.

CALLE ABADES

Vía rectilínea norte-sur en línea con Alhóndiga y Santa Catalina.

CARDO MÁXIMO de la Híspalis romana.

Inclinada y subiendo hasta la cota más alta.

HOTEL LOS SEISES

Dentro de este histórico hotel podemos encontrar restos romanos de gran importancia. Se vienen relacionando con unas termas, aún así no se puede asegurar al cien por cien, ya que no ha aparecido todo el sistema de hornos necesario que permita calentar el agua de las piscinas. Pero sí, una cámara abovedada, nichos alrededor y termas.

Rodrigo Caro y otros estudiosos han señalado la existencia de otra enorme plaza en los aledaños de la Catedral: inscripciones honoríficas y restos de edificios monumentales, además de una cloaca que desaguaba en Puerta Jerez. Por lo que también se piensa que podría ser un edificio relacionado con la actividad mercantil  del puerto vecino.

Entre los elementos hallados destacan el mosaico del siglo III con motivos de peces y un barco con dos pescadores y también un trozo de pared con un azul cobalto muy bien conservado.

CALLE MÁRMOLES

“EL CAPITOLIO SEVILLANO”.

Fueron seis columnas monolíticas de granito. Sólo quedan tres en este lugar, dos más en la Alameda, la sexta se rompió con el traslado por parte del Rey Pedro I a su palacio.

De las tres, solo quedan las basas, pero una de ellas es distinta.

¿Un templo hexástilo próstilo de tiempos de Adriano?

¿Parte de una galería o pórtico del foro romano situado en esta zona alta de la vieja ciudad?

¿Las seis columnas sobre las que Hércules fundó la primitiva ciudad? ¿Material de acarreo?

¿FUE HÍSPALIS LA CIUDAD MÁS IMPORTANTE DE HISPANIA?

El poeta galorromano Ausonio dice.

<<después de estas ciudades recordarás a mi cara Híspalis, la del nombre ibérico, junto a la que fluye un río marinero y en cuyas manos Hispania entera pone las insignias del poder. Ni Córdoba, ni Tarragona, te hacen sombra…>>.

Sería la primera ciudad de Hispania y la undécima del mundo.

El nivel de romanización que alcanzamos queda hoy en nuestra lengua, gastronomía, música, teatro, derecho y costumbres. ¡Qué curioso que los dos grandes emperadores fueran oriundos de Itálica y dueños del imperio más grande conocido! Hace poco se han cumplido 1900 años de la muerte de Trajano y ascenso al trono de Adriano.

FUENTES UTILIZADAS:

Historia de Sevilla, Universidad de Sevilla; Historia del Arte en Andalucia, Gever; Folletos divulgativos de la Diputación; Miguel Ángel Tabales; Diario De Sevilla; Periódico ABC; Wikipedia; Sevillapedia; Fototeca U.S.; Fotos de EnseñArte Sevilla y Fotos de internet de varias webs; Blogspot Cultura de Sevilla; Galeon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *