Uncategorized

Monasterio de la Encarnación

Paz en el convento de la Encarnación. Decir que en el siglo XIX tuvieron que huir de las garras de los franceses. De hecho la Plaza de La Encarnación, donde hoy están las Setas, debe su nombre al convento destruido de estas hermanas tras su expulsión, quienes más tarde encontraron la tranquilidad a los pies de la Giralda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *